25 de septiembre de 2017

La culpa del hombre



   Sólo la pudieron encontrar siguiendo el rastro de la muerte, todo lo que ella había tocado ahora estaba marchito. Era bien entrada la noche y cielo estaba oscuro, la luna, temerosa, ni siquiera se había presentado en esa fatídica noche. La subieron al carruaje y comenzaron su viaje hasta el palacio antes de que fuera muy tarde.
   En el camino la veían palidecer mientras los árboles perdían sus hojas como si hubiera caído un otoño repentino; se encontraron con un zorro a un lado del camino que agonizaba de dolor; todo perecía junto con ella.
      -  Madre, por favor despierte.- le decían sus protectores, nerviosos.
   Su respiración se debilitaba y los caballos que tiraban del carruaje perdían ánimo, comenzaron a desarrollar artritis instantánea, los pulmones de repente no le daban abasto para respirar.
   Asustados de que fuera el fin la tomaron en brazos y corrieron desesperados hasta el palacio. La acostaron en su lecho, esperando un milagro. Luego de unos pocos segundos intentó abrir los ojos. “¿Quién le ha hecho esto, Madre?” preguntaron preocupados
      -  Mi único enemigo en este mundo, el hombre.- respondió casi sin aliento.
   Todos guardaron silencio, horrorizados. Malditos hombres, pensaban para sus adentros, se atreven a meterse con la Madre Tierra, no conocen las consecuencias.
   Esa misma noche la Madre abandonó el mundo de los vivos. La despidieron con llanto, incredulidad y enojo.
   Al poco tiempo los cultivos de los hombres murieron, también los árboles que los protegían del calor; los animales que consumían como alimento se pudrieron por dentro; los ríos se secaron en algunos lugares, y en otros, la lluvia lo inundó todo. Sin la Madre Tierra y su protección a la naturaleza del mundo todo se acercaba a su fin. Los protectores no hicieron nada para detener estas calamidades. “Cada uno obtiene lo que se merece”, decían, “y ellos se lo merecen”




3 comentarios:

  1. Abandono cruel y justa condena por asesinar a tan imponente ser. Lego a leerte justo después de pensar que algo raro pasa en el mundo (http://bit.ly/2xEwyYh), no es casualidad tanto llanto por momentos ocasionados por fuerzas que no están en nuestras manos, pero la verdad es que en algún momento pensé y pedí que no me tocaran a mi... Estamos pagando justo por pecadores, porque al final todos somos uno, o al menos así debería de ser u.u
    Besos, abrazos fuertes y muy buena vibra mi estimada Mica. Os estimo demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente algo está sucediendo, el mundo nos responde después de tantos años de maltrato.
      Ya lo he dicho pero me alegra mucho que estes bien, definitivamente no se lo merecen, esto es por ciertas personas que tienen el poder de destruir todo a su paso.
      Te mando un fuerte abrazo Helena, gracias por pasar por acá incluso cuando esperaba que nadie lo hiciera jaja.

      Eliminar
  2. Hola!
    Yo participo en la iniciativa "Seamos Seguidores".
    Sigo tu blog,me sigues tu también?

    https://elenabienvenido.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Este blog crece con opiniones y críticas. No dudes en comentar!

No te pierdas nada, suscribite!